La imagen que se muestra de los psicodélicos es incompleta

por | Sep 20, 2022

La medicina psicodélica puede abrir la parte de la psique que retiene el dolor o bloquea el cambio. Es un proceso donde la sustancia y el terapeuta facilitan que la persona se sane a sí misma, y un trabajo arduo el poder aprovechar esa apertura. No es panacea ni es para todos.

Traducción del artículo original Interview with a Psychedelic Facilitator, por Melinda Wang, publicado en enero 2022 en el sitio web del Translational Psychedelic Research (TrPR) Program de la University of California San Francisco.

Entrevista a Gisele Fernandes-Osterhold donde despeja mitos y describe la labor del terapeuta. Gisele es directora del Psychedelic Facilitation de UCSF’s TrPR Lab, mentora del Center for Psychedelic Therapies and Research at CIIS, y supervisor clínica en Sage Institute in Oakland.

La psicoterapia asistida por psicodélicos ha recibido recientemente mucha publicidad, tanto entre científicos como entre la gente común. ¿Cuáles fueron tus motivaciones para entrar en este campo?

He estado trabajando con personas que sufren traumas, ansiedad y depresión durante mucho tiempo. Cuando se brinda psicoterapia a largo plazo a personas traumatizadas, a veces las experiencias traumáticas y las heridas del desarrollo son difíciles de curar. Cuando la investigación comenzó a mostrar resultados positivos con personas traumatizadas que usaban psicodélicos, me intrigó. También he trabajado con el duelo y la pérdida y los estudios con psicodélicos sobre la ansiedad existencial en relación con los problemas del final de la vida también han mostrado resultados muy prometedores, por lo que eso también ha sido algo que ha motivado mi interés en unirme a este equipo de investigación y seguir adelante aplicando mis habilidades psicoterapéuticas en conjunto con psicodélicos.

¿Con qué psicodélico trabajas específicamente?

Trabajo con ketamina y psilocibina. Con ketamina en mi práctica privada y con psilocibina en ensayos clínicos.

¿En tu experiencia personal has podido ver que la ketamina o la psilocibina sean más efectivas para ciertas indicaciones que para otros problemas?

En mi visión ambos son beneficiosos para la depresión y la ansiedad, y para fortalecer y apoyar el proceso terapéutico con problemas de confianza y heridas de apego para el procesamiento de experiencias traumáticas.

¿Cómo es una sesión de dosificación y una sesión de integración? ¿Puede describirla?

Para hablar de la sesión de dosificación, es importante primero poner en contexto la importancia de las sesiones de preparación. En las sesiones de preparación, en colaboración con el paciente, co-creará las intenciones de la sesión y ello preparará al cliente para lo que podría experimentar y cómo podría recibir apoyo. Eso implica discutir su historia, sus objetivos para el tratamiento, su comprensión de los efectos de los psicodélicos que se usarán, su relación con la espiritualidad y también las formas en que el toque terapéutico se puede usar de manera segura durante la sesión. Es durante la preparación que ayudamos al paciente a anticipar con qué puede ponerse en contacto y estar mejor preparado para la aparición de contenidos angustiantes durante la dosificación.

Durante las sesiones de dosificación un principio clave es el enfoque centrado en la persona: creemos en la inteligencia curativa interna del paciente y en su capacidad para acceder a la parte de sí mismo que sabe lo que es importante curar. La medicina psicodélica puede abrir la parte de la psique que puede estar reteniendo el dolor o bloqueando el cambio. Alentamos a la persona a confiar y seguir sus procesos internos: durante las sesiones de dosificación nos abstenemos en gran medida de hacer preguntas, iniciar una conversación o guiarlo hacia un resultado específico. Esta es una postura terapéutica muy diferente a una sesión de psicoterapia regular, en la que puedo ser muy activo para guiar al cliente y apoyarlo en la navegación de un recuerdo traumático paso a paso. En la psicoterapia asistida por psicodélicos, sin embargo, hay un cambio en la postura psicoterapéutica, en la que el psicoterapeuta está en sintonía con los trabajos internos del cliente de una manera no directiva.

“Hay muchos patrocinadores e intereses corporativos en los esfuerzos para difundir información sobre el potencial de los psicodélicos como modalidad de tratamiento.(…) Sin embargo, mucho de lo que se presenta en los medios no muestra la imagen completa de lo que son estos tratamientos o las limitaciones en los resultados del tratamiento”.

¿Cuáles son algunas de las experiencias más desafiantes que has tenido con los pacientes y sus experiencias?

Algo que puede ser muy desafiante es lo que se conoce como la disolución del ego. Cuando las personas comienzan a sentir que su sentido de identidad o sus defensas del ego se aflojan, o cuando pueden tener la sensación de que una parte de ellos se está muriendo, o que ellos mismos se están muriendo, eso puede ser bastante aterrador e intenso.

Entonces, cuando una persona pasa por esta experiencia en la que siente que está perdiendo el vínculo con esta realidad y se pone ansioso, ¿cuáles son algunas de las técnicas calmantes que puede usar para tratar de aliviar el miedo?

Les recuerdo mi presencia cerca de ellos, y que no están solos. Ofrezco contacto terapéutico de una manera segura y de apoyo, como sostener una mano, sostener los pies o usar almohadas y mantas para proporcionar presión o una sensación de contención. Puedo alentar su expresión emocional, ya sea llorando, gritando o usando el movimiento. También hablarles recordándoles que están seguros, que están bajo el efecto del medicamento y que es temporal.

Se dice que puede funcionar para ciertas personas decirles que: ¡Tomaste una sustancia y está funcionando!

¡Sí! Les hago saber que han tomado una sustancia y que los efectos no son permanentes. A algunas personas eso les parece tranquilizador.

Cambiando de tema, hay un rumor sobre el misticismo de los psicodélicos, que sé que estudia el grupo Hopkins. En su experiencia como facilitadora, ¿cómo harías para establecer una alianza con un cliente que tiene una experiencia mística profunda que puede no alinearse con tus creencias como terapeuta, o incluso puede ir en contra de tus creencias?

La psicoterapia asistida por psicodélicos, al igual que cualquier otro tipo de psicoterapia, debe basarse en un marco de inclusión, diversidad y justicia social. Es importante que el clínico sepa que el espacio terapéutico es un microcosmos que puede reproducir mecanismos de opresión y discriminación que ocurren en la sociedad, por lo que es clave no imponer un conjunto específico de creencias o suposiciones. El clínico debe ser respetuoso y consciente, y abrazar los procesos de la persona por diferentes que sean de los suyos. Especialmente cuando trabajo con psicodélicos, indago en los antecedentes espirituales y religiosos del cliente, de modo que cuando ocurre una experiencia mística o transpersonal, puedo brindar apoyo en las formas en que se relacionan con lo sagrado.

Eso parece absolutamente vital: recibir a la persona sin ninguna evaluación propia y ponerla en el centro del escenario.

Creo que junto con un modelo de diversidad, inclusión y justicia social, un enfoque humanista es muy importante, uno que no vea al terapeuta como una autoridad superior sino en una relación igualitaria con el cliente. El terapeuta no es un sanador, sino un conducto para encender la capacidad de sanación dentro del cliente. Como se mencionó anteriormente, tampoco interpretamos. Confiamos en el proceso y salimos del camino. Apoyamos al paciente en la creación de significado que proviene de ellos. La historia de la psicoterapia se basó en la interpretación, y no la encuentro útil en mi práctica en general, y menos aún con la psicoterapia asistida por psicodélicos. Mi enfoque tiene sus raíces en la filosofía y la psicología humanista. Puede ser muy enriquecedor para las personas crear su propio significado basado en sus experiencias y referencias en lugar de ser analizados u ofrecidos interpretaciones de sus experiencias.

¿Cuáles son algunos mitos sobre la psicoterapia asistida por psicodélicos que le gustaría disipar?

Me encanta esa pregunta. El primer mito es que los psicodélicos pueden tratar cualquier cosa. Hay mucha publicidad en los medios desde el libro de Michael Pollan, How to Change Your Mind, y con los estudios de investigación a punto de obtener la aprobación de la FDA, hay muchos patrocinadores e intereses corporativos en los esfuerzos para difundir información sobre el potencial de los psicodélicos como modalidad de tratamiento. Ha habido publicaciones que muestran aspectos del trabajo que son muy prometedores. Espero la aprobación de la FDA y que los psicodélicos estén disponibles para uso terapéutico. Sin embargo, mucho de lo que se presenta en los medios no muestra la imagen completa de lo que son estos tratamientos o las limitaciones en los resultados del tratamiento.

Otro mito es que los psicodélicos, por sí solos, curan. Aunque los psicodélicos pueden tener un efecto transformador o ser divertidos cuando se usan de forma recreativa, no son una cura milagrosa. Algunas investigaciones muestran que una sesión psicodélica puede ser una de las experiencias más significativas de la vida. De hecho, acabo de escuchar eso la semana pasada de un participante que tiene 65 años. Yo le creo. Pero también pienso para mis adentros: OK, ¿cómo se va a sostener esto? ¿Qué pasará dentro de una semana, un mes, tres meses? ¿Comenzará a desvanecerse? ¿Regresarán sus viejos patrones, defensas y formas habituales? En última instancia, ¿pueden los psicodélicos cambiarte? Bueno, sí y no. Los psicodélicos por sí solos no: debe haber una forma de integrar los nuevos aprendizajes para mantenerlos. Sólo entonces puede ser transformador a largo plazo.

El otro mito es que los psicodélicos pueden cambiar el mundo al promover la evolución de la conciencia. Si bien los psicodélicos pueden expandir y elevar la conciencia, eso no significa que si los psicodélicos se administraran a todos, tendríamos un mundo diferente. Por ejemplo, hubo una idea hippie en la década de 1960 de que, si simplemente añadiéramos LSD al agua potable, la gente experimentaría un despertar, que la gente entendería de qué se trata realmente la vida, que infundirían más armonía y unidad en la sociedad, y ver el daño que estamos causando a la naturaleza. Si bien algunos pueden sentirse despiertos a la conciencia social y ecológica mientras toman psicodélicos, muy pocas personas pueden mantener tal apertura y llevar a cabo cambios concretos tanto de manera individual como colectiva.

El legado de Timothy Leary…

Mencionaría al líder de QAnon, Jake Angeli, quien invadió la Casa Blanca en enero de 2021. Este hombre se llama a sí mismo un chamán en el movimiento psicodélico y no pude ver nada evolucionado sobre su conciencia. Además, el abuso y las transgresiones en el mundo psicodélico han surgido en el movimiento clandestino, en la investigación y en los centros de curación tradicionales en el extranjero. A veces se buscan ganancias financieras o sexuales.

¿Cómo podemos entender esto si simplemente asumimos que los psicodélicos promueven la evolución de la conciencia? Tal vez a veces infla el sentido de poder y la importancia personal de las personas.

Creo que el trabajo emocional, psicológico y relacional es necesario para evolucionar espiritualmente. De lo contrario, es un desvío espiritual o una falsa sensación de grandiosidad. Escuchamos a personas reportar la sensación de expansión de los psicodélicos e interpretar esa expansión como poder, conocimiento secreto o superioridad sobre los demás. El uso psicodélico solo, sin una investigación profunda y un compromiso personal/interpersonal profundo, no promueve la iluminación espiritual o la evolución de la conciencia.

Eso es fascinante. Es interesante que menciones esta noción de elusión espiritual. Existe cierto paralelismo entre, por ejemplo, el budismo y la práctica de la evolución de la conciencia a través de los psicodélicos. A menudo se pretende que los psicodélicos disuelvan el ego en ciertas circunstancias, pero en otras circunstancias, también pueden fortalecer el ego, lo que es paralelo a la derivación espiritual. Es una paradoja es a la vez intrigante y desconcertante.

La última pregunta que tengo para ti es: para aquellos con aspiraciones futuras de convertirse en psicoterapeutas psicodélicos, ¿qué consejo les darías?

Suponiendo que uno ya tenga educación y capacitación en psicología, participe en su crecimiento personal e interpersonal, cultive una práctica de atención plena, obtenga experiencia clínica practicando psicoterapia sin psicodélicos, esté familiarizado con los estados transpersonales y místicos, interesado en aprender sobre los efectos de los psicodélicos tanto farmacológicamente como vivencialmente, les diría que el foco importante es contribuir a la inclusión y diversidad del entorno.

Un aspirante a terapeuta debe comenzar con su propio trabajo personal. La psicoterapia asistida por psicodélicos es muy profunda y poderosa, una que requiere autorregulación y autocuidado, conciencia de su contratransferencia y proyecciones, y participación en su propia curación, para que pueda estar completamente disponible para los procesos del paciente. Además, es útil tener una práctica, ya sea en meditación, yoga, trabajo con sueños, respiración u otras, que involucre su conciencia somática y aspectos de trascendencia. Por supuesto, es esencial leer y mantenerse actualizado sobre noticias psicodélicas: en investigación, en la sociedad, en la ley y en las artes.

OTRAS NOTICIAS

Share This